Feeds:
Entradas
Comentarios

La próxima partida, a falta de confirmar con todos, será el próximo jueves 23 a partir de las siete de la tarde.

Y a petición del master os traigo una entrada del blog de George R. R. Martin en el que confirma algunos rumores sobre el casting de la serie de Canción de Hielo y Fuego, cuyo piloto se comenzará a rodar en Octubre y, si todo sale bien y la cadena encarga una temporada entera, se emitirá en la HBO.

Click aquí.

A Peter Dinklage como Tyrion se unen Mark Addy (sale en Destino de caballero) como el rey Robert Baratheon, Harry Lloyd como Viserys (imagino que no lo conoce nadie pero yo he visto un par de series en las que sale y da el pego completamente), Jack Gleeson (el niño rubio de Batman Begins) como Joffrey, Kit Harington (ni idea de quien es) como Jon Snow, y la joya de la corona, Sean “Boromir” Bean como Eddard Stark.

No sé vosotros pero yo estoy que me como las uñas de la emoción.

Horsa

Decidimos dejar el aterrador Doncastle e ir a Horsa, ciudad natal de Aerten. Allí descansaríamos, descubriríamos el contenido del cofre y Thard podría preguntar por su amigo.

Intentamos llegar antes del anochecer, yendo por el camino de la orilla del río, y eso supuso demasiado cansancio para mí. Antes de llegar a Horsa, Aerten conocía un refugio que utilizaba a menudo, así que fué el lugar perfecto para descansar.

Ya cerrada la noche llegamos a Horsa, dónde Aerten nos llevó a la posada y nos presentó a los lugareños. En la posada las miradas se posaban en Torc, nerviosas, pero Aerten calmó los ánimos y las dudas se desvanecieron. Aerten y Gwyneth fueron a visitar a los padres de Aerten, mientras nosotros pasábamos un buen rato en la posada. En la casa, descubrieron que los padres de Aerten conocían a la madre de Gwyneth, por haber combatido juntos en la Gran Guerra, y trágicamente por haberla visto fallecer en combate. En la taberna cenamos en grandes cantidades, y el ambiente se fue tornando alegre. Me dispuse a cantar, y tuve una buena audiéncia, lo cual me puso muy contento. Al final, todos se fueron yendo a la cama, menos Galron (el famoso enano ballestero) y yo, que continuamos bebiendo hasta que mi frágil estomago dijo basta y él tuvo que llevarme a la habitación, en un estado no mucho menos ebrio. La noche no fue nada buena para mí, aun sin tener pesadillas, ya que Galron roncaba como un jabalí herido, y yo estaba muy borracho.

Al día siguiente me encontraba fatal, presa de mis excesos cometidos la noche anterior. Pagué la estancia y la comida de todos, por lo que Gwyneth me prometió enseñarme el idioma de los llewyr. Era hora de ir a la herrería, a ver que contenía el cofre. Por el camino nos topamos con una bellísima chica, de cara un poco triste y gris, pero de esas facciones que desprenden el aroma con el que se crean los más bellos poemas, y que conocía a Aerten. Le dije que me encantaria volver a ver su bello rostro y ella pareció iluminar su cara durante un breve instante, luego se alejó sin más. El contenido del cofre era el siguiente: 2 pequeñas redomas gemelas, con una etiqueta que luego supe que ponía 4ª mezcla, otra redoma cuyo contenido parecía un brebaje que dejaba la piel igual de dura que la de un grimlock, un portapergaminos con varios dentro y un collar del que colgaba una placa redonda, con el dibujo de un toro en ella, y 123 monedas de oro. Les dimos a los hermanos herreros 5 monedas de oro por abrirlo, ya que su contenido era espectacular. Luego aprovechamos que estábamos en una herrería y teníamos dinero, para equiparnos mejor. Torc compró una espada corta; Aerten puntas de flecha; Gwyneth una espada larga llewyr, menos pesada de lo normal, pero igual de mortífera y yo otra espada corta.

Después, Thard quiso ver al ’sacerdote’ de un dios del mar extranjero, que vive en un islote rodeado de un pequeño lago, en la misma Horsa. Fuimos para allí y nos encontramos con unas mujeres haciendo la colada… ¡entre ellas estaba la preciosa muchacha que vimos de camino a la herrería! Un chiquillo vino corriendo hacia nosotros, diciendo que había un mercader interesado en vernos, que estaría en la posada esperandonos a comer. Thard y yo fuimos al islote, y los demás decidieron ir a la taberna, no sin antes Aerten dirigirse a la bella Briga, y decirle que esa noche se pasara a verme cantar por la taberna, por lo cual le estoy eternamente agradecido.

En el islote se hallaba un hombre con ropa de la más dudosa calidad, más bien harapiento y desaliñado, con sus pies metidos en el agua y mirando al infinito. Thard se acercó desilusionado al hombre, que hizo caso omiso de nosotros. Thard alzó más la voz para que saliera de su trance y lo consiguió. El hombre nos miró a los dos, escudriñándonos. su nombre era Owen, y su diosa Eldaz. Parece que vió en mí algo perturbador, ya que enseguida, con gesto humilde y amistoso, me pregunto qué era lo que no me dejaba descansar. Le expliqué lo que pasó en la casa del jardin de Doncastle y me dió información de su dueño, que era Anowyn, el hechicero de Doncastle. Al parecer murió, junto a su esposa, en el estanque en el que me bañé, un día antes de la batalla de Doncastle, en extrañas circunstáncias. Lo más probable era que los asaltantes quisieran tener menos resistencia en su asedio a la ciudad, ya que el parroco de la capilla que también visitamos murió el mismo día. No sé que hizo Owen, pero me encontré bastante mejor después de hablar con él. Thard no consiguió información de su amigo desaparecido.

En la taberna, el grupo habló con el comerciante, cuyo nombre es Talen. Es de la capital, Caer Callidyr, y está buscando un bardo para su boda, que se celebra de aquí a 3 lunas. Parece adinerado y puede disponer de bardos famosos, pero le gusta dar oportunidades a los que aun no tienen una fama merecida. Su casa se halla entre los muelles y la casa mercantil. La boda se celebrará en Anoir, 2 noches después de que Selune esté menguante. Cuando los enanos y yo llegamos a la posada, se nos pone al corriente de la noticia, y yo acepto encantado el trabajo. Esa misma noche, ante mucha más multitud que el día anterior, me dispongo a cantar de nuevo, ante Talen y la bella Briga, entre otros. Mis nervios se dispararon, pero al poco de cantar ‘La balada del bardo dormido’ y ver que al público le gustaba, me tranquilicé. Luego canté unas cuantas canciones más. Fue el día más excitante de mi vida, hasta la fecha. La adrenalina, el público, mis amigos… todo fue perfecto, como un sueño.

Próxima partida

La próxima partida, en la que afortunadamente no nos enfrentaremos con más Grimloks, tendrá lugar el próximo viernes día 10, a las 21:30 en el sitio de siempre. El plan es jugar hasta que alguien caiga de agotamiento.

Pero no os confiéis: tendremos que lidiar con las terribles consecuencias de la borrachera que nos vamos a pillar en la posada celebrando el éxito de las canciones de Kirk.

Los que podáis venid cenados o cenad antes de esa hora, que si no siempre comenzamos a las mil.

Nuestro fantástico bardo, Kirk Varen de Hickory Dale ha actualizado su hoja de personaje con un cancionero, en el que irá publicando las canciones escritas por él mismo y que tanto éxito parecen tener en la taberna de Horsa.

Para acceder al cancionero podéis hacer click aquí o buscarlo en el menú lateral derecho, bajo la hoja de personaje de Kirk.

Hoy os dejamos con la Balada del bardo dormido (basada en hechos completamente reales).

Doncastle – IV

Parte I

Parte II

Parte III

La situación se había puesto bastante fea, no podíamos volver a la cabaña de Anoyt, con Thard en tan mal estado. Decidimos ir a la casa del jardín a pasar la noche, pero primero Torc y Aerten se fueron a llevar a las bestias a la posada, para despistar a los nocturnos grimlocks, y de paso quitaron el olor de sus cuerpos. El elnano, Gwyneth y yo llevamos en una manta a Thard a la casa. La casa era lujosa y se mantenía en muy buen estado, como he indicado antes, tenía forma de L y cerca suyo había un pequeño estanque, con una mancha seca de sangre cerca. Dentro, la casa se dividía en tres salas: una por cada lado de la L y otra en la esquina de la L. En uno de los laterales había un comendor, con una mesa y platos encima de ellas, unos cuantos sacos y una chimenea en la esquina. En la esquina había una habitación lujosa, con una cama muy buena, un armario y estaterías llenas de libros! Recogí agua del estanque para Thard, mientras Gwyneth investigaba un poco, y pusimos a Thard en la cama. La otra habitación parecía un laboratorio, con estanterias repletas de libros, una mesa y un cofre, pero unas plantas habitaban toda la sala, convirtiéndola en una jungla. Gwyneth entró por una de las ventanas, y el otro enano por la habitación. Cuando Gwyneth se adentró un poco, sintió que algo se movía y salió corriendo de allí, a lo que el enano cerró la puerta. Por mi parte yo revisaba libros en busca de algo interesante, y encontré uno de historia, que parecía contener linajes de reyes de las Moonshaes. Lo guardé.

Torc y Aerten regresaron a la casa. Torc se dispuso a tapiar las ventanas con el suelo de la casa, que estaba hecho de tablones de madera. Yo me fui a bañar al estanque junto a la casa, pero sucedió algo increible. Curioso por la mancha seca, investigué un poco el estanque, y pronto tuve una visión estremecedora de una dama rubia en el centro, que me miraba con ojos vacíos… no recuerdo que pasó después, yaque cuando me encontraron estaba en una de las orillas del estanque, inconsciente. Salí a rastras del estanque y me metí en la casa, asustado y conmovido. Intenté describir lo que pasó, pero los demás no vieron nada extraño en el estanque. Pasamos la noche en la casa. Me desperté varias veces sudando, habiéndo tenido horribles pesadillas. En una de ellas haparecía un hombre en el estanque, y de repente su cuello manaba sangre, de un corte que aparecía de la nada. En otra, la pareja estaba también en el estanque, pero esta vez era a la mujer a la que, de repente y sin motivo aparente, le aparecía una brecha en el corazón, dejando el agua de color carmesí.

Al día siguiente estaba cansado y ojeroso, y no paraba de pensar en la pareja del estanque. ¿Acaso querían dejarme un mensaje? ¿Acaso vagaban por la esfera terrenal sin poder abandonarla en paz? ¿En qué extrañas circunstancias había muerto esa pareja? Tenía pánico, pero también curiosidad. Les conté a mis compañeros mis sueños, y decidimos investigar un poco la casa. El armario tenía ropas para una pareja, y la imagen de la mujer volvió a mi mente. En la cama había un pequeño mecanismo que dejaba la pata hueca, y dentro había un fardo de monedas. No conseguimos encontrar nada, así que hubo un debate acerca de si debíamos quedarnos e investigar el laboratorio silvestre o irnos. Las chicas no tenían ningún interés en la historia, Torc y yo sí, y Thard nos ayudaría, pero tampoco era su prioridad quedarse. Después de una larga discusión, y para que nos calláramos Torc y yo, accedieron a aydarnos. El ballestero se plantó en una ventana; Gwyneth y yo en otra, más cercana al cofre; Torc se ató una cuerda a la cintura y el resto del grupo la cogía desde la habitación, por si tenían que tirar de él. Con una antorcha en la mano y la espada en la otra, fue avanzando a pequeños pasos, acercando la antorcha a las plantas, por si notaba movimiento. Al poco, una de las enredaderas se apartó del fuego y disparó sus zarcillos a Torc. La ballesta del enano disparaba, Gwyneth saltaba a la mesa del laboratorio desde la otra ventana, y los otros nos manteníamos espectantes. La planta era muy dura, y Torc conseguía a duras penas herirla. Por un instante, divisó  lo que podría ser el tronco del ser. Mientras la planta luchaba con Torc, Gwyneth fué a por el cofre, y en poco tiempo lo subió a la mesa, para luego arrastarlo hacía la ventana. Thard estaba dentro ayudando a Torc, que estaba en apuros. Salimos de allí, viéndo que la planta era demasiado dura para matarla. ¡Habíamos conseguido el cofre! Lástima que no pudiéramos abrirlo.

Doncastle – III

Parte I

Parte II

Nos hallábamos ya todos en la superficie, a salvo de los innumerables grimlocks. Aerten dijo que la cabaña de su amiga Anoyt, una druida, se hallaba cerca del sitio dónde estábamos, así que fuimos para allá, con la esperanza de descansar, que Torc se recuperara de sus heridas, y hablar con los enanos.

Anoyt era una mujer austera, pero simpática, que nos acogió bién desde el principio (incluso a Torc, que siempre causa reticencias iniciales debido a su raza). Le pusimos al día de lo que había pasado en Doncastle, y pudimos hablar también con Thard, que nos contó que había sido enviado desde el subsuelo, junto con un grupo de enanos que habían perecido en el duro camino a la superficie, para encontrar a un enano que hacía varios años había salido a la superficie y no había vuelto. Al parecer su búsqueda iba a ser larga, pues no tenían ninguna pista de dónde podría estar ese enano.

Por otro lado, Anoyt preparó infusiones curativas para Torc, y el ambiente se volvió más distendido, ya que sacó hidromiel y nos la ofreció, a lo que Thard nos contó que era destilador y también traía consigo aguardiente enano. Pasamos un día entero en la cabaña. Anoyt se fué, pero nos dejó descansar. Durante el día, las chicas salieron a explorar la zona y hacer flechas, y entre conversaciones con Thard, se nos ocurrió ir a buscar miel para hacer hidromiel, ya que Anoyt se prestó a decirle la receta a Thard. Para ello, Aerten nos enseñó que con humo se puede espantar a las abejas para recoger su preciado tesoro. También nos bañamos en las aguas de un lago que había cerca de la casa de la druida, unas aguas reparadoras.

Decidimos volver a Doncastle para terminar de investigar. Vimos un molino semiderrumbado, con una trampilla bajo un pilar a punto de derrumbarse, inaccesible en principio. Pero somos tercos, y tiramos del pilar con una cuerda, provocando que se cayera. Después de apartarlo, pudimos tener acceso a la trampilla, pero no se podía abrir, ya que estaba encajada. La fuerza de Torc permitió adentrarnos en la trampilla, que resultó que no tenía nada interesante.

Investigando, vimos un cartel de la posada dónde tuvimos la pelea con los grimlocks, que descubrimos que se llamaba “El roble negro”. Para seguir investigando, nos separamos en dos grupos: Gwyneth y el enano ballestero por el oeste, y los demás por el norte. El grupo del oeste encuentra una capilla, que parece que fue saqueada ya por alguién. No supieron averiguar la deidad a la que estaba dedicada la capilla, y dentro no encontraron nada de interés, a excepción de una flauta, que Gwyneth me dió. En el norte encontramos unas empalizadas, y más adelante un jardín, con plantas exóticas que ni siquiera eran de esta isla, mezcladas con plantas autóctonas. En el jardín también había una casa en perfecto estado, muy grande y acogedora. Gwyneth nos llamó  con un silbido, y fuimos a encontrarnos con ella. Una vez el grupo junto, y ya de vuelta a la casa del jardín, volvimos a escuchar los alaridos del primer día que visitamos Doncastle. Esta vez estaban muy cerca nuestro y parece que eramos las presas de las bestias que emitían tan aterrador sonido.

Nos replegamos alrededor de una roca, esperando a las bestias, que estaban muy cerca ya para ir a la casa del jardin a combatir con ellas. Se acercaron dos, que frenaron su paso a una distancia prudencial del grupo, eran bestias felinas, de un extraño pelaje. Pero sin duda alguna, lo que las caracterizaba más era lo que se dispusieron a hacer en aquel momento… una de ellas profirió su grito, acompañándo el aterrador sonido con un literal desgarro de la carne de sus caras, que dejó al descubierto los músculos de ésta. Todo el grupo se quedó conmocionado ante tan macabro espectáculo, pero nos armamos de valor y mantuvimos nuestra posición, excepto el enano ballestero, que salió corriendo presa del pánico. Thard fue trás él, intentando que no se alejara demasiado del grupo. Mientrás, Torc cargó contra uno de ellos, y los demás disparamos nuestros arcos. Los felinos atacaban tanto con garras como con mordiscos, pero Torc aguantó bastante bien sus ataques, mientras usaba sus dos armas para dejar a la bestia muerta en poco tiempo. Yo dormí a la otra bestia, y el lobo de Aerten se abalanzó a la yugular e hizo el resto del trabajo. Pero parecía que Thard y su amigo estaban en peligro, ya que oimos sus gritos.

Fuimos para allí y nos encontramos con que Thard se había enajenado y corría gritando, con una criatura persiguiéndole, mientrás  el otro enano se defendía de otras dos. Torc fue a la ayuda del enano en apuros, con Gwyneth y Aerten, mientras yo disparaba a la que perseguía a Thard, para ver si lo dejaba tranquilo, pero ella siguió ensañándose con Thard, que estaba magullado por todas partes. Intenté dormirla, pero no tuve éxito, y Aerten me ayudó con su lobo, con tan mala suerte que un disparo suyo se clavó en mí. Thard estava a punto de morir, y Aerten y el lobo finalmente se encargaron del felino, mientras que los otros tres ya estaban apunto de matar a la única bestia que quedaba en su combate. Terminaron con ella, y yo fui a Thard, que estaba en el suelo inconsciente y sangrando por todos los sitios, y le tapé las heridas para que dejara de sangrar.

Doncastle – II

Leer la primera parte de la aventura.

El combate fue corto: mientras Torc y yo intentábamos atrancar las dos puertas de acceso a la posada, Aerten y Gwyneth estaban en el piso superior, prestas con el arco. Las criaturas se dividieron y atacaron las dos puertas. Entretanto yo subí al piso de arriba y Torc se quedó en la escalera de acceso. Aerten tubo mala suerte, y asomándose demasiado a la ventana para disparar a los seres, que ya estaban intentando derrumbar la puerta, su arco se cayó encima de ellos, quedándose desarmada. Yo estaba en la otra ventana, en el lado en el que se encontraba también Gwyneth. Aerten acudió a nuestra posición y le pidió prestado a Gwyneth su arco, ya que la Llewyr podía defenderse igual (o mejor) con la espada. Intenté dormir a las criaturas, pero no surgió efecto. Las criaturas que estaban en el lado de Aerten consiguieron entrar en la casa, y Torc los recibió propinando golpes mortiferos, mientras Gwyneth no dudaba en saltar por donde se había caído el arco de Aerten para combatir a las bestias junto con Torc. Aerten y yo disparábamos, y en el piso de abajo Gwyneth fue brutal con las criaturas, al igual que Torc. La escaramuza terminó pronto, ya que los pocos que quedaban huyeron despavoridos.

Ya a salvo, decidimos que la posada ya no era segura, nuestro olor estaba impregnando la sala, junto con el de los seres muertos. Nos pusimos barro en el cuerpo, y algunos sangre de las propias criaturas, para esconder nuestro olor corporal, y decidimos pasar la noche en la herrería. Una vez allí divisamos patrullas enteras de esos extraños seres, cuyo nombre supimos luego que era Grimlocks. No podíamos salir de la herrería si queríamos seguir con vida, así que rezamos para que no nos olieran ni supieran de nuestra presencia. Y así fué. Después de una muy mala noche, llegó el día, y las criaturas volvieron a su guarida, a la cual entraban por una casa de la ciudad. Decidimos investigarla y, efectivamente, había una trampilla que bajaba al subsuelo.

Trás una breve discusión acerca de si debíamos marcharnos o quedarnos, nos enajenamos y decidimos entrar a investigar la cueva. Abajo había tuneles y más tuneles, escarbados, serpenteantes, los cuales se bifurcaban muchas veces en más tuneles. Un sonido nos hizo ir hacía una dirección, pero cuando estábamos cerca de dónde procedía, otro sonido detrás nuestro nos alertó de que no estabamos solos ahí abajo. Corrimos hacía alante y al poco vimos unas sombras que se ocultaban de nosotros, en una sala cavernosa un poco más ancha, con dos tuneles laterales pero sin otra salida que la propia por la que veníamos. Resultó que los seres eran dos enanos, pero no parecían amigables al vernos, sinó que estaban reticentes a dejarnos avanzar. Los sonidos eran cada vez más altos y cercanos, así que Gwyneth hizo un acopio de su valentía y les hizo comprender que nosotros estábamos en su mismo bando. Uno de ellos, que parecía seguir las instrucciones del otro, y no hablaba la lengua común, estaba muy herido, así que curé sus heridas con el nuevo conjuro que había aprendido. Todo parecía perdido, ante una avalancha tal de grimlocks, pero los enanos nos dijeron que eran criaturas poco valientes, y que si conseguíamos parar esa avalancha, huirían y nos dejarían tiempo suficiente para volver a la superficie, a salvo de ellos.

Mi curiosidad hizo abrir un cofre que se encontraba en la pared del fondo, mediante un truco de magia. Además, no había espacio logístico para tantos contendientes allí abajo. Encontré unos guantes de cuero, uno de los cuales le pasé a Aerten, iluminado con luz mágica, para que pudiera ver en el tunel. Torc estaba en cabeza de la avanzadilla, y sus golpes dejaban moribundos a los grimlocks, mientras que el enano Thard remataba de un golpe las criaturas, mostrando su fuerza y valor en el combate. El otro enano portaba una ballesta y la usaba siempre que las circunstáncias se lo permitían. Torc, Thard y Gwyneth se dedicaban a masacrar criaturas, pero Torc y Gwyneth también probaron el acero de sus armas rudimentarias, y ambos terminaron muy malheridos, siendo Gwyneth la que peor estaba, así que decidí curarla.

Conseguimos que las criaturas restantes huyeran, y corrimos rápido siguiendo a Thard por los túneles hasta la salida por la que habíamos entrado, que resultó estaba llena de grimlocks. Torc lanzó la cabeza de lo que creía era su lider derrotado, ya que portaba pieles de una extraña criatura y era más feroz que los otros. Ellos se quedaron atónitos un instante, pero su superioridad les hizo perseguirnos de nuevo. Volvimos a correr trás Thard, que decía que había una salida cercana. Llegamos a una caverna espaciosa por la que teníamos que trepar para poder continuar. Torc subió primero, de una forma increíblemente ágil, y se ató una cuerda a la cintura para facilitar la escalada de los demás. Fuimos subiendo poco a poco, hasta que abajo sólo quedó Aerten y el enano de la ballesta. Tres grimlocks más estaban ya en la sala, y Aerten comenzó a escalar mientras uno de ellos le mordía la pierna. Aerten se lo quitó de encima propinándole una patada y continuó escalando.

Una vez arriba, continuamos corriendo por un tunel, hasta llegar al final de este, por el que entraban resquicios de rayos de sol desde el techo. Tocaba otra vez escalar. Pero los grimlocks no nos dejaban en paz, y cuando Gwyneth, Thard y yo habíamos subido atacaron desesperados a los que quedaban abajo. Torc aguantó el ataque, pero un grimlock consiguió dejarlo extremadamente herido. Aerten y los enanos, y Gwynteh, que bajó de nuevo a ayudar, mataron a los grimlocks, mientras yo ataba una cuerda a un arbol para poder subir luego a Torc, que casí no podía moverse. (NdA: aquí se produjo una divertida escena, ya que le dije a Gwyneth que subieran todos los conscientes, dejando únicamente a Torc abajo, y ella dijo: “Si, hombre, para que los grimlocks le hagan una piñata ¿no? Y todos nos imaginamos a Torc atado y siendo subido por la cuerda mientras los ciegos grimlocks le propinaban golpes al grito de ‘Piñataaaa!!’).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.